“Vengo a este país a servir, no a ser servido”

Creado: Lunes, 05 Marzo 2018

Conozca la historia de “Feliz”, un académico venezolano emigrante, cuyo trato amable le ha ganado buena fama como trabajador de una cafetería en Santiago de Chile.

Chile es uno de los destinos preferidos por los venezolanos que en los últimos años han salido huyendo de la crisis que azota a Venezuela. Se estima que allí reside un estimado de 30.000 ciudadanos oriundos del país bolivariano. En 2017, las autoridades reportaron el ingreso de 164.866, lo que implican un aumento de 90% respecto a 2016.

Entre esos venezolanos que buscan un mejor porvenir en Chile, se encuentra Félix Manuel López Morales, quien labora en Starbucks, una local de comida y bebidas en Santiago, cuya historia se ha hecho viral gracias a Andrea Elias Auad, que este 2 de marzo la publicó en su perfil de Facebook, siendo reproducida por algunos medios.

La visita que hizo Andrea a la cafetería la dejó muy conmovida debido a la atención de este hombre “quien la trató con mucha amabilidad”, indica el portal BioBio Chile. Lo más extraordinario, narra la nota, es que la mujer quedó asombrada al descubrir “que el hombre era un académico con varias publicaciones a su haber”.

La narración de Andrea, publicada en Facebook es la siguiente: “Hoy estando en Starbucks de la calle Suecia se me acercó uno de los señores que trabajan acá y muy alegre me dijo: “¿Sabe cómo me llamo?”, mostrándome su placa la que decía: “Feliz”.

“Sí”, me dijo: “me llamo FELIZ”. “Debe ser un señor de unos 65 años o más, le encontré acento extranjero y le dije: Usted es Venezolano. Muy contenta le comento que tengo amigos muy queridos venezolanos y me dice: “Sí, y vengo a este País a servir, no a ser servido”. (Todo con una sonrisa tan grande que iluminó todo el local).

“¿Pero saben quién es este señor “Feliz” que hoy atiende mesas en Starbucks? Se llama Félix Manuel López Morales. Licenciado en docencia y quien ha escrito varios libros sobre el ABC de la revolución en la metodología. Hoy está en Chile arrancando de Venezuela”, indica la nota en la red social con más usuarios del mundo.

Prosigue Andrea: “Me tomé el tiempo para escribir esto, porque en los últimos días me han llegado varios mensajes que hablan de los inmigrantes, que se creen dueños de Chile, que nos quitan los trabajos, y bla bla bla”, dice como apoyando a quienes por necesidad han tenido que salir de Venezuela en la búsqueda de un futuro mejor.

Te puede interesar: En mi país, licenciada; aquí, sirvienta…

“Ojalá llegaran más personas como don Félix a enseñarnos con su humildad que el trabajo dignifica. Señores: ¡los extranjeros NO nos quitan los trabajos! Hay trabajo para todos, el tema, es que el chileno No quiere desperfilarse” y trabajar en algo que considera de una posición más baja a la que cree que le corresponde! “Bienvenido Don Félix, ojalá los chilenos estemos a su altura”, expresó finalmente, Andrea Elias Auad.

Te puede interesar: El falso mito de la posible invasión de los inmigrantes

Pero la historia de “Feliz” y Andrea ha sido contada en la web site BioBio Chile, donde la mujer decidió publicar la historia porque fueron varias cosas las que le llamaron la atención de Félix. “La verdad me impresionaron varias cosas: Primero su alegría y cordialidad cuando se acercó”, señaló, agregando que ella al inicio no sabía que era extranjero, pero que “en Chile no estamos acostumbrados a un buen servicio y tampoco que nos atiendan en estos lugares gente más grande”.

En segundo lugar, reconoció que le dio algo de pena y se sintió avergonzada cuando le dijo “vengo a este país a servir, no a ser servido”. “Es como si no le correspondiera que pudiera ser servido, sólo por ser inmigrante”, expresó.

Tercero, enfatizó que valoró “la valentía y alegría de una persona que a pesar de estar lejos de su país haciendo una actividad que no es la suya, demuestra tanta grandeza aun cuando a su edad no es fácil partir de nuevo”.

Finalmente, Andrea opinó que los chilenos no éramos del todo comprensivos con quienes vienen de otros países. “Creo que eso de … ‘y veras como quieren en Chile al amigo cuando es forastero’ no es tan así. Hay de todo; pero en la generalidad no somos empáticos con los inmigrantes, no pensamos en lo que sufren al dejar su país, su familia y su vida para buscar nuevas oportunidades”, expresó.

 

https://es.aleteia.org/2018/03/05/vengo-a-este-pais-a-servir-no-a-ser-servido/

Músicos Católicos