Siguen las insidias contra el papa Francisco, denuncian “lobby gay” en el Vaticano

Creado: Jueves, 06 Septiembre 2018

La ‘bomba’ mediática lanzada por el ex Nuncio en Washington abre un cráter de información y contrainformación entre lo verosímil y la especulación

“Silencio y oración para las personas que solo buscan el escándalo”, un “grupo de perros salvajes” frente al cual Jesús permaneció en silencio. Esta es la respuesta pastoral del Papa al memorial de Mons. Carlo Maria Viganò que se ha extendido como mancha de aceite, especialmente en la agenda de los medios internacionales. 

Respuesta implícita pero clara, la que dio el Papa en Santa Marta, el martes por la mañana y también este jueves 6 de septiembre: La salvación de Jesús no es “cosmética” y para hacerle lugar es necesario reconocerse pecadores y acusarse a sí mismo, no a los demás.  

¿Lista de altos mandos del vaticano gays?

Mientras sigue el río revuelto de la información respecto al reciente escándalo de las cartas explosivas de un ex nuncio, jerarca de algo nivel de la Iglesia católica, quien exigió la renuncia del Papa Francisco, algo que no sucedía en siglos, ahora se agudiza con la revelación de un periódico italiano sobre una ‘lobby gay’ y una lista (sin nombres debido a motivos de privacidad) que salpica a altos mandos del Vaticano, entre laicos y prelados. 

¿Se trata de un nuevo Vatileaks ad portas? Lo cierto es que la filtración del viejo Vatileaks, el juicio por la filtración de cartas reservadas que se hizo publico en 2012, durante la última difícil etapa del pontificado de Benedicto XVI sigue creciendo y trae la cola de la misma fuente: el arzobispo Carlo Maria Viganò. 

En este contexto, esta semana inició otra etapa de ataques contra el papa Francisco usando canales periodísticos que obtienen documentos reservados. El diario Il Fatto Quotidiano informó el martes 4 y el miércoles 5 de septiembre sobre una presunta lista de obispos, cardenales y laicos que pertenecen a un “lobby gay”, dossier que está corriendo por los corredores vaticanos y que en cualquier momento podría filtrarse completamente. 

El dossier mencionado sería aquel que Benedicto XVI comisionó a tres cardenales Julián Herranz, Jozef Tomko y Salvatore De Giorgi, para ir a fondo del primer Vatileaks y que fue entregado a papa Ratzinger antes de su renuncia en febrero de 2013 y entregado al nuevo Papa en Castelgandolfo, en el que se denuncia una “corrupción moral y material del clero”, señala el periódico italiano que dice haber observado apenas una parte de la documentación (05.09.2018).

En la linea sutil de lo verosímil, cabe mencionar que este dossier no es nuevo para la prensa. En una reunión privada que el nuevo Papa había tenido con algunos líderes de comunidades religiosas el 06 junio de 2013, él mismo ha mencionado el ‘peligro’ de esa “lobby gay” que hacía daño a la Iglesia.  Il Fatto Quotidiano sostiene que algunas de las personas de la lista han sido removidas de sus cargos, puestas en otros lugares, y otros siguen en altos cargos por ejemplo en la Secretaria de Estado y Propaganda Fide. 

Asimismo, el periódico vende la teoría de la conspiración contra el Papa y sus allegados, insinuando la reducción de la fuerza de sus hombres claves, en lugares estratégicos  y cita expresamente al cardenal George Pell a quien el Papa ha autorizado de volver a su país para defenderse de una seria acusación de abusos y sin la cercanía de los cardenales como Roger Mahony y Godfried Danneels.

El periódico argumenta una lucha entre facciones vaticanas en un momento delicado para la Iglesia y el pontificado: “Si la opinión pública llegara a conocer el contenido del informe final sería un desastre para la imagen de la Iglesia, ya devastada en todo el mundo por los escándalos sexuales. Pero es lo que podría ocurrir en esta fase, visto que el revolotear de cuervos es una praxis secular en el Vaticano, que emerge cuando la guerra entre bandas se hace más dura”. 

La ultima revelación golpea directamente la imagen del cardenal Kevin Farrell, actual prefecto del discasterio para los laicos, la familia y la vida, nombrado por el Papa, legionario de Cristo y que fue vicario general en Washington. Farrell ha negado que conociera los comportamientos inoportunos del cardenal McCarrick en una entrevista con el Vatican Insider (05.09.2018), cuestionado por haber vivido ‘bajo el mismo techo’ del cardenal por casi cuatro años. 

Viganò en su primera carta lanzó acusas específicas al cardenal Farrell que trabajó en Washington, en Dallas y ahora Roma, y desafió a la prensa invitando a dirigirle la pregunta si sabía también de los crímenes del sacerdote Maciel, fundador de los Los Legionarios de Cristo. Además considerando – según el arzobispos acusador – los cargos que ha ocupado y las responsabilidades que ha tenido como miembro de los Legionarios. Pregunta hábilmente escrita, probablemente por Marco Tosatti, periodista vaticanista, ghostwrite del arzobispo Viganò en este episodio.   

El periodista de la Stampa, Tornielli dirige la pregunta a cardenal Farrell al final de su entrevista recogiendo casi seguramente también la invitación del Papa dirigido a la prensa en general de ‘hacer el propio trabajo’. El cardenal Farrell asegura que durante sus años entre los Legionarios de Cristo, nunca ha visto u oído nada negativo sobre Maciel. “Nunca he tenido ningún rol de autoridad en la Legión, nunca he sido el superior de una comunidad, etc. Así que nunca he estado tan cerca de él (Maciel). Me pidió que fuera su conductor cuando visitó el Vaticano, pero nada más”. 

Se trata de un hilo dinamitero que prosigue tras las dos cartas de Viganó también ex nuncio en Washington (2011-2016), una para pedir la renuncia del Sucesor de Pedro acusándolo de encubridor del cardenal Theodore McCarrick, rebajado de la púrpura y suspendido por el mismo papa Francisco antes de la misiva explosiva, y otra para refutar la versión de dos voceros del Papa que lo defienden sobre el encuentro que tuvo en la Nunciatura apostólica en Washington, orquestado por el Nuncio, con la funcionaria que se negó a casar parejas del mismo sexo, Kim Davis.

La carta memorial del arzobispo Viganò podría no ser la última y no se descarta que sea la fuente de Il Fatto Quotidiano y otros medios. Asimismo, el sito conservador norteamericano LifeSiteNews ha dado conocer una lista de veinte prelados, especialmente relacionados a esa región y al cardenal Raymond Burke, que dicen creer a la versión del ex nuncio, es decir altos jerarcas de la Iglesia que apoyan públicamente al prelado acusador del Papa alabado por su “integridad” y “honesta lealtad”. 

Francisco habla en Santa Marta

Por otro lado, las celebraciones eucarísticas matutinas en la capilla de Santa Marta se reanudaron el lunes después de las vacaciones de verano y el Papa allí ha roto a su manera el silencio que prometió a la prensa en el vuelo de regreso de Irlanda el 26 de agosto: “Yo no diré una palabra sobre esto. Creo que el comunicado habla por sí mismo, y vosotros tenéis la suficiente capacidad periodística para extraer conclusiones. Es un acto de confianza”.

La reflexión de Francisco hoy se desarrolla a partir del Evangelio de Lucas (Lc 5, 1-11). El Papa expone que el primer paso decisivo de Pedro en el camino del discipulado, como discípulo de Jesús, fue “acusarse a sí mismo”: “Yo soy un pecador”. El primer paso de Pedro es éste y también es el primer paso de cada uno de nosotros, si se quiere entrar en la vida espiritual, en la vida de Jesús, servir a Jesús, seguir a Jesús, debe ser éste, acusarse a sí mismo: sin acusarse a sí mismo no se puede caminar en la vida cristiana”, sostuvo. 

En este caso, el Papa expone sobre la gracia de sentirse como pecadores concretos: “El primer paso es, pues, una gracia: que cada uno aprenda a acusarse a sí mismo y no a los demás:“Una señal de que una persona no sabe, de que un cristiano no sabe cómo acusarse a sí mismo es cuando está acostumbrado a acusar a los demás, a hablar de los demás, a poner su nariz en la vida de los demás. Eso es una mala señal”, expresó. 

FUENTE: https://es.aleteia.org/2018/09/06/siguen-las-insidias-contra-el-papa-francisco-denuncian-lobby-gay-en-el-vaticano/

Músicos Católicos