Seleccionar página

Una situación inesperada ocurrió en Argentina, un padre recurrió a la justicia para evitar que su ex pareja abortara a su propio hijo.

En diciembre de 202o, el Congreso argentino sancionó la “Interrupción voluntaria del embarazo”, es decir, legalizó el aborto.

Sin embargo, en las últimas horas, surgió una circunstancia inédita e importante para todo el movimiento provida: un Franco, el padre del niño, apeló a la Sala III de la Cámara Civil de la provincia de San Juan (Argentina) para que su ex pareja no abortara a su hijo.

En un fallo reciente, el tribunal instó a la mujer a que “se abstenga de realizar cualquier práctica que tienda a interrumpir el embarazo hasta tanto la cuestión de fondo sea resuelta”.

El fallo obliga al hombre a presentar en un plazo de 72 horas la demanda de inconstitucionalidad de la ley de aborto.

La apelación opera en un vacío jurídico, ya que la ley en cuestión niega, no solo el elemental derecho del niño  a nacer, sino que revoca de plano los posibles “derechos” que el padre pueda tener sobre su hijo.

“Estoy haciendo lo imposible para defender la vida de mi hijo. Sé de los derechos de quien era mi pareja, pero solo le pido que lo tenga y que me lo dé, yo no le voy a hacer faltar nada”, comenta el padre del niño.

Según un medio local, Franco, reveló que entre ellos ya no hay un vínculo afectivo, debido a la decisión de la madre de abortar a su hijo.

“Todo se focaliza en los derechos de la mujer, pero mi hijo también tiene derechos y nadie puede decidir sobre él. Ya he presentado todo lo que tengo a la Justicia. Ahora espero que por favor entiendan que sólo quiero darle la posibilidad de vivir a mi hijo”, concluyó Franco en su defensa pública.

El contenido del fallo

El fallo afirma “en primer término, que el apelante estando legalmente casado, le rige la presunción de paternidad”. Consideraron que “corresponde analizar con detenimiento” si el sujeto en cuestión “está o no en condiciones de impedir” el aborto, “con el fin de resguardar sus derechos como tal”.

En primera instancia, el juez que recibió la apelación había negado el derecho del padre a defender la vida de su hijo. Según Franco, presentó el certificado de matrimonio, la tarjeta del sistema de salud provincial, una nota suya a esa institución, una copia de una ecografía y copias autenticadas de una supuesta conversación por mensaje de texto. Además, proporcionó capturas de pantalla de una conversación supuestamente sostenida entre los dos.

Déjanos tu opinión sobre este tema

Suscríbete

Recibirás nuevas noticias en tu correo sobre nuestra fe Católica y conocerás sobre nuestras promociones evangelizadoras.

Agradecemos que te suscribas a Palabra Divina